Salavat Fidai, la belleza de la escultura llevada al mínimo tamaño

separator





Los micromundos de Salavat Fidai nos muestran la delicadeza y la sensibilidad con la que este artista ejecuta sus minúsculas esculturas.

 

Podría parecer una edición por Photoshop, pero estos micromundos son una realidad. Salavat Fidai es un escultor Ruso que lleva sus ideas y proyectos a tamaños diminutos, tan diminutos que para apreciar el nivel tan extremo de detalle se necesita una lupa de grandes aumentos.

La historia de este escultor es una historia un tanto particular, de profesión abogado pero de vocación escultor. Fidai, cumplía el estereotipo de un abogado profesional que protegía a supuestos imputados/as, y tras 25 años formando parte de la monotonía del trabajo en oficina, una crisis azotó el país de Rusia dejándolo sin trabajo. Fue entonces cuando este artista decidió probar una profesión que sin duda se convertiría en la profesión de su vida.

 

 

El método de trabajo de Fidai es bastante primitivo, un cuter y una lupa son sus herramientas más preciadas a la hora de llevar a cabo su magia. Y el proceso no fue desde un principio tallar sobre puntas de grafito, sino hacer microdibujos sobre semillas de calabaza o granos de arroz. Tiempo más tarde fue cuando forjó su soporte fetiche como serían las puntas de grafito.

La creación de cada microescultura según afirma el propio artista va desde las 6 horas hasta los dos o tres días según la complejidad de la figura. Las microesculturas simbolizan desde personajes oníricos a edificios simbólicos del mundo pasando por los míticos personajes de Marvel o de Juego de Tronos.

A través de su página web puedes acceder a hacerte con una de sus preciadas microesculturas por valores que rondan entre los 400€ hasta los 2000€, un capricho que hemos de reconocer tiene su cosilla…

 




 

Disfruta de su trabajo en instagram:

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Salavat Fidai (@salavat.fidai) el

Lo más fresh

Quizás te interese