Rótulos Chulericos «Creemos que los rótulos no son simples trozos de plástico, metal o madera, sino los testigos de la vida de una ciudad»

separator
Juan Montoro El Creata (Izquierda) junto a Carlos Campos (Derecha) rescatando un rótulo





La historia de una ciudad no solo se basa en su gente, tradiciones, patrimonio… también hay un elemento el cual a veces pasa desapercibido pero que tiene un peso importante, nos referimos a los rótulos gráficos. Y es que, esta parte, es la que cuenta de forma muy precisa una historia generacional donde se hace muestra la modernidad de la época.

Hablamos con Rótulos Chulericos, un proyecto formado por dos profesionales del diseño donde su labor es el rescate y visibilización de esta bella parte de la ciudad de Jaén, sin duda, todo un paraíso gráfico interior…

 

¡Hola queridos! Contadnos, ¿quiénes componéis este bello proyecto?

J: ¡Buenas! Yo soy Juan Montoro Peralta, diseñador gráfico de Jaén (Jaén).

C: y yo soy Carlos Campos, profesor en la Escuela de Arte José Nogué. Los dos somos los principales responsables de este proyecto, si bien contamos con la inestimable ayuda de otras
personas que nos ayudan aportando su furgo para los rescates, pasándonos fotos y material interesante, o con el diseño y maquetación. Por citar algunas mi pareja Viky, el padre de Juan (Juan
también), Alberto Barranco, Merche (@chufleando), profesoras de la UJA… y por supuesto la Red Nacional a la que pertenecemos (@patrimoniografico) y el Ayuntamiento (secciones de Cultura y Mantenimiento Urbano especialmente).

J: ¡y no te olvides de todas aquellas personas que siguen el perfil del insta y nos dan chivatazos!

C: claro, claro, por supuesto, además esta es la parte que más ilusión nos hace.

 

 

¿Cómo nace la idea de rescatar esta parte tan importante del patrimonio gráfico de Jaén?

J: en un mercadillo de navidad (@fleamarket), mientras hablábamos del rótulo del desaparecido Cine Asuan con Vito, la consejera de Cultura del Ayuntamiento de Jaén (@culturajaen). Nos
planteamos crear una base de datos, una galería fotográfica, y para hacerlo redondo, rescatar todos los rótulos más chuléricos de Jaén en peligro de extinción.

C: en un principio iban a ser sólo aquellos rótulos más llamativos, más míticos, sobre todo para catalogarlos como patrimonio etnográficoy así protegerlos por años y que no se perdieran o tiraran a la basura (El Bodegón, Pósito, Darymelia). Pero con el tiempo nos dimos cuenta que este proyecto podría tener mucho tirón, más tirón y envergadura, y entonces nos organizamos bien para ello.

 

 

 

¿Sentís nostalgia a la hora de “retratar” cada uno de los rincones que veis a vuestro paso?

J: depende del rótulo. Si es el del Bodegón, el de los Hermanos Senise, Cubero, Taberna Gallos, un montón, porque los recuerdas en activo y eres consciente de que por desgracia no volverán, pero cuando se trata de lugares en funcionamiento como La Barra o el Teatro Darymelia, sabes que con suerte les quedan muchos años por delante.

C: por mi parte, yo llevo relativamente poco tiempo viviendo en Jaén (4 años), aunque desde el primer momento me sorprendió el cariño que los jiennenses le tienen a su tierra, a pesar de estar
todo el momento criticándola. Eso se me contagió rápidamente (lo de cogerle cariño, no lo de criticarla), de ahí que ahora esté empadronado aquí y prevea mi vida aquí para siempre. Y, por
supuesto, gracias a esta investigación voy entendiendo cada vez mejor lo que fueron sitios como el Cervantes, Kinder o Gallos. Eso me fascina.

 


 

En un ránking de 5 favoritos, ¿cuáles serían los que más os han entrañado/ fascinado?

C: esto es muy subjetivo, porque cada rótulo puede ser más o menos importante según para qué persona. Nosotros tenemos tres criterios para intentar objetivizarlo al máximo: histórico (que lleve muchos años en vigor), estético (que sea bonito) y nostálgico o sentimental (que represente un lugar que evoque emociones y recuerdos del pasado). Por lo cual, yo aquí pondría los 7 u 8 que tenemos pensado proponer al Ayuntamiento para que los cataloguen como patrimonio, que son los que más y mejor cumplirían estos tres criterios: Teatro Darymelia, Banco de España, Almacenes del Pósito, Casa de Las Heras, El Bodegón, La Económica.

J: atendiendo a los tres criterios… histórico, estético y nostálgico, serían efectivamente esos. Añadiría también Mercado de Peñamefécit y los de la Estación de Autobuses.

 

 

¿Por qué consideráis tan necesario la “visibilización” de este proyecto?

J: creemos que los rótulos no son simples trozos de plástico, metal o madera, sino los testigos de la vida de una ciudad, de la evolución de su sociedad, del paso de generaciones, y como tales merecen un lugar de honor, y no un contenedor de obra.

C: en apenas medio año (pandemia de por medio) negocios como el Burguer Tomás, La Pilarica, el Bar Maya, el Kinder… han cerrado, traspasado o cambiado su rótulo. Eso en solo medio año,
imagínate en una década o más. Su imagen desaparece y se sustituye sobre todo por grandes cadenas internacionales que son todas iguales, carentes de sentimientos ni de recuerdos. Los bares,
mercados, cines, jugueterías tradicionales, de toda la vida forman una parte muy importante de nuestra identidad popular jaenera. De hecho, hasta tenemos dichos que surgen de aquí : «tienes más chominás que el escaparate de Furnieles»?, o «vas más lento que los caballos de Cubero», entre otros. Por eso es tan necesaria la “visibilización” de este proyecto: los rótulos comerciales son
patrimonio etnográfico, inmaterial pero muy valioso, y por eso vamos a empezar a reconocerlos como tal: poner en mérito lo local y difundir los comercios tradicionales puede dar aliento a algo en peligro de extinción, algo que conforma la identidad visual de la ciudad de Jaén.

 

 

¿Ha habido algún negocio portador de un rótulo con alguna historia especial en cuanto a creación?

C: en mi caso el rótulo de Barchafe (la de Millán de Priego, la especializada en bricolaje) me parece muy curioso. Según nos contó Lucas (el regente), este rótulo lo hizo en 1997 en Frigiliana (Málaga) un bohemio en esa ciudad que llevaba un pequeño taller donde se dedicaba a tallar figuritas de madera con un estilo muy peculiar. Dado que en breve Lucas iba a abrir una tienda en Jaén dedicada a las labores de la madera (carpintería, ebanistería…), tuvo la buena y rápida decisión de encargarle el rótulo a este señor de Frigiliana, el cual lo torneó con esa estética tan llamativa y reconocible que hoy disfrutamos al pasar por enfrente de la tienda. Y que además, si te fijas, completó con herramientas de bricolaje, y un gato en la parte superior derecha como firma artística.

J: pero también es muy especial de donde viene el diseño del Maya, la “N” volteada de La Valenciana, o incluso los nombres playeros de los bares de Jaén (Tropicana, Manila, California)…
además de las historias súper emocionantes que hay detrás de estos letreros, como la del espía de Casa Almansa, o de dónde vienen los nombres del Asuan y el Darymelia… ¡un montón de cosas!

C: para averigüar todo eso tendréis que haceros con el libro jajajaa

 

Imaginamos que cada negocio tiene su propia historia generacional, una vez os presentáis en el espacio para retratar y rescatar la historia del mismo ¿qué sienten esos dueños al mostrarles la intención de vuestro proyecto?

J: de todo… hay gente escéptica, que se lo toma con extrañeza al principio, y otra que se emociona e incluso agradece que te intereses por revalorizar su letrero.

C: las reacciones de los propietarios son importantes, pero sobre todo a mi me llama más la atención las reacciones de la gente en la calle, cuando ve lo que estamos haciendo, ya sea haciendo fotos o liaos con el montaje y transporte del rótulo.

J: si, cuando nos ven haciendo fotos a las fachadas nos preguntan si somos policías, reporteros o
cobradores de morosos jajajaja

C: jajaja si, pero sobre todo se emocionan, nos cuentan historias particulares… y nos animan, nos dan la enhorabuena por tirar con este proyecto.

 

 

¿Qué esperáis de Rótulos Chuléricos en un futuro?

J: básicamente concienciar a la ciudad de la conservación de nuestra rotulación, de que si un negocio de 60 años cierra, su panel o toldo no pueden acabar en la chatarra. La edición de nuestro
primer libro recopilatorio, donde contaremos la historia de una primera selección, y sobre todo, que algún día exista un museo permanente donde se expongan todas las reliquias que hasta ahora hemos salvado, y las que nos quedan por rescatar.

C: claro. Aunque parezca que sólo hacemos fotos, o llevamos “trastos” viejos, lo que nosostros proponemos en el fondo es conservar todos estos rótulos antes que la especulación, la economía o el olvido acabe con ellos. Los objetivos específicos, por ahora, son un primer libro recopilatorio y seguir ampliando los seguidores en las redes y en la calle, con la finalidad de que la ciudadanía se entere y se conciencie de todo esto. Pero realmente nuestra gran idea es considerar a los rótulos como patrimonio (al igual que la fachada de un edificio), y hacer con ellos un museo y la
exposición. De esta manera podremos contar con todos los públicos y con todas las edades, ya que considerar los letreros como patrimonio puede ser el empujón para generar un diálogo social entre  generaciones y relatar a su vez las anécdotas e historias de los personajes históricos que construyeron esta ciudad; aquellos y aquellas jiennenses testigos de la existencia de estos lugares
comunes y tiendas de barrio. En definitiva, recuperar la autenticidad que de por sí tiene Jaén haciendo una mirada al pasado que
nos permita afrontar el futuro.

 

Disfruta del trabajo de Rótulos Chulericos y de sus perfiles personales: @cuchi_que_tipo & @elcreata

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rótulos chuléricos de Jaén (@rotulos_chulericos_jaen) el

Lo más fresh

Quizás te interese