Pedro Oliva: «Aunque tenga una idea concreta de la imagen que quiero hacer nunca controlo los elementos que la van a componer»

separator





Nos adentramos en el mundo de Pedro Oliva, un nombre que seguro que os sonará dentro de una de las técnicas más bellas del arte en general, nos referimos al collage. Un mundillo en el cual Pedro, sabe desenvolverse como pez en el agua con un manejo magistral del recorte y la capacidad de crear universos de retales fascinantes ¡Benditos collages y bendito Pedro! 

 

¡Hola! Cuéntanos sobre ti ¿En qué se basa tu trabajo artístico? / ¿Qué significa para ti?

Bueno, creo que va de descontextualizar. Disecciono pequeñas muestras de colores y texturas y las junto para crear una cosa nueva. Es como remezclar canciones o producir música con samples, en este caso con imágenes procedentes de revistas.

 

¿Cuál es tu “kit” a la hora de crear?

Poca cosa, sólo necesito unas tijeras, algo de cola blanca, toneladas de “Vogues”… y música de fondo, por supuesto.

 







¿Cuáles son tus mayores referentes?

Para mi el número uno en el universo de este tipo de collages y el tipo por el cual yo empecé a jugar a los recortitos es Derek Gores. Échenle un vistazo a su trabajo. ¡Es genial! Puedo presumir de haberle “robado” un par de clientes, jiji. Pero bueno, a parte, me gustan muchos artistas que, en principio, poco o nada tienen que ver con la disciplina que practico. Baskiat, Banksy, Ressendi, Helios Gómez Rodríguez, Hokusai, por citar algunos, siempre son fuente de inspiración.

 

¿Qué sentido le das a la forma y al color en tus obras?

A mi me gusta sorprenderme con mi trabajo y aunque tenga una idea concreta de la imagen que quiero hacer nunca controlo los elementos que la van a componer. Es decir: el azar juega un papel importante en mis obras ya que uso lo que voy encontrando en el momento que siento que me puede servir. Me gusta sentirme libre en el sentido de poder mezclar publicidad, moda, ciencia, historia y tecnología para hacer mi versión de La Mona Lisa del s.XXI.

 




 

La anécdota más loca que te haya pasado.

Bueno, tampoco creo que se preste mi actividad a que te pasen cosas muy locas del todo. Mira, hay un cliente de los Estates, creo recordar que de Portland, que me encargó hace un par de años un retrato de su mujer desnuda. Ambos quedaron muy contentos con la pieza. A día de hoy, el buen hombre, sigue enviándome fotos en pelotas de su mujer. Ayer mismo me llegó un paquete con una revista de fotos de su mujer posando.

 

¿Qué es lo que más detestas y más te gusta de tu trabajo?

Lo que más detesto es tener que tratar con cierto tipo de personas que creen que están en Ikea comprando algo para colgar en su salón. Lo que más me gusta… pues, el horario. Jaja.

 

¿Qué le dirías a tu “yo” de hace 5 años?

No fumes, capullo. Compra bitcoins y crea NFTs.










Algo random que quieras soltar sin previo aviso…

Si. Partiendo de que lo único seguro que tenemos es que nos vamos a morir y que desde que nacemos estamos destinados a espicharla, desaconsejo tanto el Jazz como la petanca. Creo que cuando te metes ahí se acelera el proceso. Sólo eso.

 

Te dan la opción de irte a otro planeta pudiéndote llevar solo tres cosas ¿Qué te llevarías?

A ver. Suponiendo que haya comida y bebida y sabiendo que las personas no son cosas… tssss… eh, creo que mi esterilla de yoga.




 

¿Tienes algún proyecto entre manos actualmente?

Claro. Un montón… a ver los que tiran p’alante. Ahora mismo estoy hablando con una gente de Noruega interesada en vender mis obras en una web tipo HIgh End Art y con otro tipo en Bangalore con la misma idea de comercializar mis trabajos en su página de e-comerce. Una empresa decoradora de interiores de Dallas quiere que le haga un Lionel Richie casi a tamaño real.  También estoy terminando la portada y el diseño de un disco que saldrá en septiembre. Ayer terminé un retrato collage de la bella Debbie Harry y me gustaría presentar este agosto algo para rendir homenaje, en su 30 aniversario, al álbum negro de Metallica. Bueno y todo eso a parte de los encargos de particulares que tengo por delante y del diseño del calendario para 2022. Será el tercer año que saco un calendario recopilando mis obras. Vamos, que voy a estar entretenido.

 

Dinos algo más: un sueño por cumplir, un momento inolvidable, tu comida fetiche y una canción favorita.

Uff. Sueños por cumplir, muchos: Me gustaría conocer América, desde Tierra de Fuego hasta Groenlandia, aunque sea de los daneses, y desde NY a LA; Hacer la portada de un disco de alguna banda que me flipe mucho. Un momento inolvidable… no sé, no me acuerdo ahora de ninguno. En cuanto a mi comida fetiche, llevo comiendo sushi tres días seguidos para almorzar y cenar. Ahora en veranito al gazpacho también le pego fuerte. Eso si, el sushi lo hago yo y los tomates del gazpacho son de producción propia. Esa es la comida que mejor te puede sentar, elaborada con amor y mucho cariño. No sabría decirte una canción favorita, eso va por épocas. Un tiempo te da por una o por un grupo más que por otros, no sé, hay demasiadas. Por decirte alguna que me ponga mucho en estos días, tal vez algo de Rancid como “Olimpya W.A.” o “Ruby Soho”. Algo del Surf Rock instrumental de los 60´s: “Wipe Out”, “Pipeline”. Alguna cumbia vieja colombiana, o la de Quanic, “Cumbia sobre el Mar”. No sé, mejor te paso una play list. Jeje.

 

¡Infinitas gracias!

Gracias a vosotros por darme volumen en vuestra preciosa revista.

 




 

Lo más fresh

Quizás te interese