Nothing gonna hurt you baby x Loulia

Nothing gonna hurt you baby x Loulia

Fotografía: Loulia / Modelo: Victor Candia

 





No había forma de entender aquello. Era un mundo triste, un sin sentido que nos acorralaba y nos destruía el poco corazón que nos quedaba. Restos de hachís y cocaína, que íbamos escondiendo en un lugar u otro de la gabardina según nos desplazábamos. Pero, ¿nos desplazábamos realmente? Más bien parecía que andásemos en círculos como un perro violento que intenta agarrar su propia cola.

El viento estaba allí, era algo real. Y nos sacudía la mente y se colaba entre nuestros dientes rotos y nuestras mentes destruidas. Pero había algo de encanto en todo aquello. Nos gustaba mirar a los pájaros muertos y nos reíamos cuando alguien se quemaba los labios de tanto fumar a bocajarro. Palidecíamos a la hora de asumir cualquier responsabilidad que no fuera hacernos cargo de nuestra propia vida. Y es que el tiempo se consumía y nosotros nos lo tomábamos con calma. A veces, cantábamos, otras nos dedicábamos a darnos de hostias hasta que uno de nosotros gritaba ¡Ya está bien! Y entonces volvíamos a nuestros estado primigenio y continuábamos charlando de temas triviales que nada tenían que ver con la felicidad o el ingenio.

Eran tiempos extraños, el aire era turbio y la tierra parecía querer expulsarnos de allí. Pero el barro nos hacía sentir que estábamos vivos, de momento.

En cualquier caso, creo que fuimos felices.

Las horas solían durar días.

Y sí, se estaba bien allí.

🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥

Texto: Guillermo Arbona / @guillermo.arbona.rojas

Fotografía: Lola Valdivia / @loulia

Modelo: Victor Candia / @caballo_loco_candia

 

null

Deja tú comentario

null

Lo más fresh

null

Lo más fresh

null

Quizá te interese

null

Quizá te interese