Helvetica, la tipografía insustituible

separator





Helvetica es una fuente de construcción atemporal y encaja a la perfección en todo tipo de soportes y estilos, por ello se convierte en una fuente difícil de desechar.

 

En 1957 llegó para quedarse la Helvetica, una familia tipográfica que entró de lleno en la categoría “Sans-Serif”, una fuente elegante que poseía muchos valores aplicables a todo tipo de proyectos tanto gráficos físicos como digitales posteriormente con la digitalización del sector. Su diseño transmite una limpieza impecable visual acorde a su construcción, aunque estudios y diferentes casos han confirmado ciertos problemas en cuanto al Kerning (separación entre caracteres). Helvética tiene ganada una reputación increíble tanto en el entorno clásico de imprenta como en la digitalización actual.

Su legibilidad sin florituras ni serífas ornamentadas han hecho de esta familia tipográfica una de las fuentes más utilizadas en el mundo. Con el paso del tiempo tanto marcas, como diseñadores gráficos freelance y expertos en lettering han propulsado miles de fuentes creadas a partir de un proceso analógico y postdigitalizado, sirviéndonos así de un muestra más para añadir a nuestro catálogo tipográfico.

BMW, General Motors, Oral B o Panasonic son algunas de las marcas multinacionales que apostaron por la sencillez y claridad en cuanto a su imagen corporativa e información de su identidad visual.

Os dejamos algunos artworks realizados con esta maravillosa fuente

 

Megavolkan

 

 

WhitteCoffeeKaw

 

 

Zrastowany

 

2canart

 

 

tym2kevinate

 




 

Hamish

 


 

¿Y tú que opinas sobre esta fuente?, ¿Cuál es tu fuente favorita?

Lo más fresh

Quizás te interese