Gata Cattana nunca se fue

Gata Cattana nunca se fue


Ana no podía quedar en el olvido, y eso lo teníamos claro todos, sobretodo su familia y amigos. Por esto mismo convocaron la reunión de ese ejército que ella nombra en su canción“Desértico”. El día 14 de Julio tenía lugar en Adamuz (Córdoba) el festival en honor a su paisana, en el tenían cabida diferentes disciplinas del arte urbano, había rap, break dance, graffiti, buen rollo y muchos recuerdos.

El viernes por la tarde llegamos para hacer todos los preparativos, los graffiteros empezaron a fondear un muro al lado del Paseo de la Tremesina donde cada uno iba a aportar una pieza en honor a Gata Cattana, graffiteros tanto de Madrid como de los alrededores de Cordoba, entre ellos estaban Sake, Chico Iwana, Tarón, Fonk, Bicho, BTO y el colectivo Munary. Los organizadores (su familia y amigos, desde la Asociación Músico-Cultural Gata Cattana) fueron a preparar las vallas, las barras, las taquillas de los tickets y el escenario para que el siguiente día actuaran los músicos que estaban invitados, Juancho Marqués, Carlo Sitton, Clasiko y Klayt, Ayax y Prok, Joha y Aenege (corista de Gata Cattana) una serie de artistas más que habían formado parte de la vida de Gata Cattana y que tenían que seguir haciéndolo; estos estarían tocando uno tras otro en las pistas de Adamuz desde las 20h hasta las 5h más o menos.

El sábado desde las 9 de la mañana ya estaban trabajando los graffiteros y sobre las 12 del mediodía en el Hogar del Pensionista tuvieron lugar los primeros conciertos en un escenario gratuito, aquí actuaron también artistas como Sapckrah, el DJ Ussuru Sound, Blood & Fyah, Marga (compañera de Ana en sus comienzos) y Matala Kallando a lo que se sumaron unas exhibiciones de baile. La asociación preparó una paella para todos los asistentes, una asociación que se preocupó desde el momento en el que llegamos hasta el último momento que estuvimos con ellos.

Por la tarde empezaron los conciertos, las pistas comenzaron a llenarse y los artistas comenzaron con sus conciertos, todos hacían referencia y recodaban a Ana en sus actuaciones, les mandaba saludos allá donde estuviera y daban todas sus fuerzas y apoyo a la familia de la artista. Una tarde llena de momentos emotivos en los que no faltaban ni los llantos ni las risas recordando anécdotas junto a ella. Para terminar, me gustaría destacar el concierto de Juancho Marqués, que cuando sonó “De la tierra”, su tema junto a Gata Cattana, puso una silla para ella, para que cantara su parte, porque ella estaba allí en cada uno de nosotros, Ana había dejado un legado que, como ella, sería eterno.

Espero que esto solo sea el principio de algo que se celebre año tras año para recordar a Gata Cattana y para que podamos darle el lugar que ella merece.

null

Deja tú comentario

null

Lo más fresh

null

Lo más fresh

null

Quizá te interese

null

Quizá te interese




Deja un comentario