“Este trabajo es un lenguaje propio con el que he ido evolucionando durante muchos años” – PHR.

“Este trabajo es un lenguaje propio con el que he ido evolucionando durante muchos años” – PHR.


Voy a definir sus capacidades como ‘BRUTALIDAD ARTÍSTICA’, no hay adjetivo casual que pueda describir al artista que hoy os presentamos aquí. Mediante una perspectiva única en la elaboración de sus obras, el collage toma un sentido literario tan amable con nuestros sentidos que nos deja perplejos e intrigados con todo lo que queda más allá de cada ventana y cada puerta ilustrada en su obra.

Bienvenidos a la brutalidad artística de PHR.

¿En qué se basa tu trabajo artístico? ¿Que significa para ti?

Mi trabajo se basa únicamente en la composición, es algo que siempre ha sido mi punto de referencia. Por regla general, mi objetivo no consiste en que los distintos elementos por el peso de cada uno formen un camino que te indique su sentido y significado, sino más bien, mi misión es que todos ellos formen entre sí una misma idea y que la composición sea el punto de unión para entenderla.

No me gusta andar con rodeos y aunque mis obras son bastante oníricas e indescifrables en su significado personal, prefiero dotarlas de un mensaje concreto como base pero siempre dejando una libre interpretación para el ojo del público. Personalmente disfruto la creación de algo directo y calmado pero con ese interrogante constante en cada pieza, ese trabajo que se le da al espectador para que llegue a empatizar y comprender, no quiero regalar nada. Hasta el momento no he jugado casi con el movimiento, por lo tanto la profundidad de lo que represento en cada trabajo recae únicamente en una imagen inmóvil, de esta manera, intento que la composición sea el pilar que sustente todo y el elemento base para la obra. Como dijo Graciela Iturbide “A lo mejor carezco del ojo de lince del que habla Cartier-Bresson, soy más reposada, me quedo con lo que está allí, estático.”

Para mí este trabajo es un lenguaje propio con el que he ido evolucionando durante muchos años, haciéndolo mío, amoldándolo y dándole forma según mis necesidades creativas en cada momento, representando etapas y emociones.

¿Cual es tu ‘’kit’’ a la hora de crear?

A diferencia del resto de compañeros de gremio, mi forma de crear algo visual casi nunca se basa en bocetos, más bien consiste en la recopilación de ideas escritas. Recopilo palabras o frases de aquello que quiero transmitir en la obra y cuando ya las tengo todas escritas las uno en grupos y voy buscando una especie de denominador común para encontrar un sinónimo más claro y reducirlas, así sucesivamente hasta llegar a la idea final que serían unas pocas palabras. Se trataría pues de una especie de tabla deportiva de eliminación directa pero cuyo objetivo es la búsqueda de la sintetización máxima de la idea. En base a ese resultado y a ese estudio desarrollo la idea de la composición y busco el material adecuado, el cual es digital, por lo que no necesito ningún material a mi alrededor salvo mi portátil. Me gusta el orden, cuantas menos cosas sobre el escritorio mejor y más productivo.

Los auriculares, la libreta y el portátil, nada más.

¿Algún proyecto entre manos actualmente?

Como dije antes pocas veces he trabajado el movimiento y ahora mismo me encuentro desarrollando un proyecto donde estoy enfocando mis diseños de forma audiovisual, una mezcla entre gif y collage. También estoy estudiando 3D, es un medio que siempre he tenido pendiente y que creo que ofrece muchísimas posibilidades y libertad creativa.

¿Que le dirías a tu yo de hace 5 años?

Duda de todo, confía en tu instinto y sigue trabajando, aún no sabes absolutamente nada.

¿Algún sueño aun por cumplir?

Actualmente no trabajo al completo en el sector artístico, me dedico al sector de la sanidad desde hace unos años. Supongo que mi sueño en este ámbito es dedicarme plenamente a esto y crecer profesionalmente en un entorno creativo donde desarrollar mis ideas al cien por cien.

Una canción, un momento y un artista favorito

“1983…(A Merman I Should Turn to Be)” de Hendrix, del disco Electric Ladyland. Me fascina la música, escucho muchos estilos diferentes, quemo los discos demasiado rápido y siempre necesito más, pero ese álbum en concreto siempre está en mí desde que lo escuché por primera vez.

Un momento relacionado con el arte sería la primera vez que vi “Jesús entre los doctores” de Alberto Durero en el museo Thyssen. Ese cuadro tiene algo especial y único. Me quedé un largo rato observándolo con la mejor de las compañías a mi lado, nunca lo olvidaré.

Alan Moore sin lugar a dudas es mi artista referente, nunca me ha defraudado, al contrario, cualquier obra suya es digna de admiración y de estudio. Ha sabido cuál era su medio desde el principio y durante toda su carrera lo ha exprimido hasta hacerlo trascender y evolucionar. Al igual que otros artistas como por ejemplo Frank Miller o Grant Morrison, Alan Moore revolucionó su género para hacerlo más profundo y sofisticado.

null

Deja tú comentario

null

Lo más fresh

null

Lo más fresh

null

Quizá te interese

null

Quizá te interese

Deja un comentario