De la mente a la gran pantalla, así nació RUDE GIRLS

De la mente a la gran pantalla, así nació RUDE GIRLS

 





Primero que nada, ¿Que es el GrindHouse?

El Género GrindHouse se genera en EEUU sobre la década de los 70s y se caracterizaba por su bajisimo presupuesto y por sus fugaces producciones exprés. Este estilo rápido y efectivo basaba su éxito en lo que conocemos como “explotation” que como su nombre indica se basa en la explotación de ciertas temáticas y o recursos que no tenían cabida en el cine más comercial, y que quedaba renegado a las conocidas como salas GRINDHOUSE. En estas salas las personas podían disfrutar de cine barato e independiente de Estados Unidos en sesiones continuas con temáticas de lo más variopintas y que tenían el común denominador de no pasar los cánones censores de la época.

El nombre de “grindhouse” se derivó de los lugares independientes donde se proyectaban, cuya traducción más exacta sería “matadero”.

El género grindhouse fue toda una revolución en las décadas de los 70 y 80. En contraposición con el cine de directores como Martin Scorsese, Woody Allen y Kubrick, el cine grindhouse producía películas de fácil visionado y comprensión, creadas simplemente para el disfrute (o para el horror) del espectador. Sin embargo, eso no quiere decir necesariamente que se trate de un género de mala calidad. Económicamente hablando, es fácil hacer este tipo de películas, lo que precisamente supuso un trampolín para directores que no contaban con demasiado presupuesto. Lo que no es sencillo es saber cómo combinar los distintos atributos de este género  “Cualquiera puede hacer cine grindhouse, pero no cualquiera puede hacerlo bien”.

Tomando el concepto GrindHouse como un ejemplo de libertad frente al estándar impuesto y de lucha entre David y Goliat. El cine independiente ha de tomar esta influencia para despegarse de los algodones y sedas del cine más comercial y estandarizado, tomar su propio camino y comenzar su lucha contra una industria, que peca de acomodarse en su zona de confort, dejando un yermo paraje donde l@s realizadores/as independientes pueden hacer de las suyas y demostrar que en pleno siglo XXI, sigue importando más una buena historia bien contada, que un alarde técnico sin precedentes ni fundamento.

Cine exprés, de bajo presupuesto y realizado por equipos apasionados que aman su trabajo y la libertad creativa, “al estilo 70´s”.

Bajo esta premisa ideológica, Inoutfilmmakers mandó en misión a tres encantadoras personas y un servidor, que nos embarcamos el pasado día 8 de marzo en una aventura cinematográfica, que es el sueño de cualquier realizador underground.

 

 

Un rodaje exprés en 48h, con temática concreta, con un equipo limitado a 4 personas, que debía rodarse en Medina del Campo y entregarse finalizado 4 días después para optar al Roel de la 14º Maratón Eima – Medina Plató de cine.

Como no puede ser de otro modo, un director tiene a sus actores fetiche y Paula Boix, definitivamente es una persona con la que me encanta trabajar, por su talento, por su profesionalidad y sobretodo por la energía vital que transmite al grupo, haciéndolo fluir con naturalidad y frescura. Así que junto nosotros se unió Toni Cardalon (Dir. Fotografía), Irene Gomez (actriz), miembros de InoutFilmmakers, a los que conocimos el dia antes de embarcarnos en esta loca aventura que nos llevaría hasta Medina del Campo, donde conoceríamos a Marta Rodriguez (actriz) que se sumaria al equipo junto a Tania Gonzalez (ayudante de producción y sonido). Ambas, vecinas y residentes de Medina del Campo, que fueron un eslabón imprescindible a la hora de gestionar imprevistos y generar una buena simbiosis con l@s veci@s de la Villa.

 

 

Gracias a su ayuda, logramos contactar con Clara y Paco del “Bar FM” que no dudaron en ceder su local para el rodaje de nuestro cortometraje. Fueron increíblemente hospitalarios y junto a su parroquia de clientes habituales y amigos, pudimos rodar nuestras escenas con un buen numero de figurantes, que hicieron un trabajo excelente facilitando todo el rodaje. También pudimos contar con la actuación de Vicenta, una encantadora actriz de teatro y vecina de Medina, que hizo un trabajo increíble con su actuación, dando el toque de impacto que necesitaba la historia. 

Otra buena parte de la ayuda la recibimos de nuestras amigas Helena y Diana, de la tienda de cómics “La comarca”, que cedieron su local para rodar y se divirtieron junto a su séquito de fieles seguidores que no dudaron en participar como extras y actores. 

Transcurridas las 48h y con todo el material grabado durante esos dos días volvíamos a nuestras respectivas casas con la responsabilidad de montar ese puzzle en las siguientes 48h sin dilación, pues el plazo de entrega era inamovible. 

 

 

Cualquiera que haya tenido el gusto de experimentar el montaje audiovisual, conocerá de su complicación y lo delicado de su buen hacer, cosa que con un tiempo tan limitado se hace muy estresante. Por suerte el gran trabajo de Toni Cardalon como director de fotografía hicieron que la continuidad visual entre tomas y la calidad de estas fluyesen como una mañana de primavera. 

Ya teníamos lo que parecía un cortometraje, pero necesitábamos algo importante, una música que acompañase esas imágenes y a nuestras protagonistas en sus devenires. Necesitábamos dos temas, uno alegre y desenfadado que hiciese empatizar al publico con nuestras protagonistas y otro con un mensaje claro y directo, como un puñetazo en toda la boca. Por suerte para el underground, sus filas están nutridas de artistas que no dudan en sumar su arte a la hora de contar historias y tanto nuestra amiga, la rapera Tesa, como el grupo pop madrileño Cariño, se sumaron a Rude Girls dando la pincelada final a un cortometraje exprés al puro estilo GrindHouse.

 

 




 

Con ayuda del amigo y compañero de InoutFilmmakers Mac Devila todas las pistas de audio fueron editadas y colocadas minuciosamente para dar un sonido a la altura de las imágenes. 

Finalmente el día marcado se entregaba “Rude Girls” el que es mi 4º cortometraje como guionista y director y del que estoy más orgulloso de su resultado final. 

El cine ya no es un arte exclusiva de un grupo elitista e inaccesible para el pueblo llano. Por mucho que les duela a algunos, el cine esta ahora en manos del pueblo llano también. Y es nuestra obligación tener la valentía de tomar una cámara para contar historias, desoír el falso consejo o la critica envidiosa del status quo y mostrar nuestra versión de las cosas sin miedos, huyendo de la ortodoxia académica y demostrando el potencial que existe más allá de la industria establecida.

 

 

Plataformas colaborativas como www.inoutfilmmakers.org son iniciativas que dan acceso a estos medios de producción de un modo colaborativo y libre, haciendo que sus integrantes compartan sus proyectos e ideas con el  resto y así generar una retroalimentación artística que genera proyectos muy interesantes y sobretodo, genera creatividad activa, que se traduce en producciones independientes que pasan a mostrarse en los circuitos festivaleros del mundo audiovisual. Rude Girls es una realidad gracias a este proceso creativo en base a la colaboración y comenzó su camino por los festivales en su estreno el pasado día 15 de marzo,  dentro de la 32º semana de cine de Medina del Campo y su “14ª Maratón Eima – Medina Plató de cine”

Como guionista y director ha sido una experiencia increíble poder compartir un proyecto como este con personas tan apasionadas como las que me han rodeado durante estos días y con los que seguramente me embarcaré en futuros proyectos. Es muy difícil encortar personas de mente libre y pasión por sus sueños, pero en InoutFilmmakers es una pequeña mina de apasionadas personas capaces de hacer cine solo con su pasión y esfuerzo.

¡Eso es underground!  y definitivamente, es ¡Grindhouse!

El  grindhouse renace y tiene mucho que decir a la industria. 

 




null

Deja tú comentario

null

Lo más fresh

null

Lo más fresh

null

Quizá te interese

null

Quizá te interese